Todos hemos utilizado una fregona alguna vez en nuestra vida. La necesidad de fregar cualquier superficie, bien para quitar el polvo o bien para sacar las manchas, fue la que llevó a Manuel Jalón Corominas a inventar esta útil herramienta para el ejército español en 1953.

La ventaja de la fregona de microfibras, entre todas las que hay en el mercado, es que es fuerte, duradera y absorbe hasta siete veces su peso. De la misma forma que las bayetas ayudan a limpiar la suciedad, una buena fregona puede hacer mil maravillas si sabemos cómo utilizarla bien. Hoy te explicamos cómo puedes hacerlo y por qué deberías elegir un formato que contenga este material.

Cómo fregar de forma correcta con tu fregona de microfibras

Aunque fregar parece muy fácil, la verdad es que se requiere de una buena técnica para conseguir que el resultado quede bien limpio. Existen suelos de mármol, cerámica o parquet que requieren de mucho cuidado para no dejar manchas innecesarias. Además de seguir estos trucos de limpieza súper fáciles, estos son los mejores trucos que puedes tener en cuenta para fregar de forma correcta:

  • En la primera tanda, debes empapar bien la fregona en agua fría o tibia con un buen chorro de lejía (puede ser con olores como limón o menta). Tienes que remover el cubo hasta que salga espuma.
  • Ahora, pasa la fregona por toda la habitación, sin escurrirla apenas, para que el suelo quede bien limpio y reluciente. Tienes que dejar que la espuma haga su efecto y la suciedad desaparezca poco a poco.
  • Después de dos minutos, dale la segunda pasada al suelo. Cambia el agua, ponla fría, y enjuaga el suelo. En este momento tienes que escurrir cada poco tiempo, asegurándote de que no queda ni una mota de polvo en la superficie.

Si te preguntas cada cuánto tiempo hay que sustituir el mocho, la respuesta es: depende. Si ves que tiene mal olor, guarda moho o la utilizas muy a menudo, es conveniente que lo hagas cada veinte días. En el momento de limpiarlo, tienes que ponerlo en un cubo con agua tibia, utilizando los guantes y frotando con jabón en varias tandas hasta que quede bien limpio. 

Los beneficios de utilizar una fregona de microfibras

Como te decíamos, la fregona de microfibras es ideal porque resiste mucho más que las otras. Este material está compuesto por fibra sintética que forma un textil no tejido, en el que participan el poliéster y el nylon, lo que asegura una gran protección frente a los malos olores o la suciedad persistente.

Las microfibras limpian en profundidad sin rayas, garantizando un ahorro eficaz en tiempo, dinero y esfuerzo. No requiere productos químicos y son excelentes para el lavado o el secado, lo que significa que se pueden reutilizar cientos de veces manteniendo sus propiedades originales.

La gran ventaja de la fregona de microfibras de SIA es que es 100% microfibra fabricada con hilo de poliéster reciclado, por lo que respeta los altos estándares ecológicos. Además, viene en packaging de cartón Kraft en lugar de la tradicional bolsa, lo que garantiza que luego podrás reutilizarlo para muchos otros usos.

Esta fregona es, junto con las bayetas ecológicas, una gran forma de limpiar la casa respetando la naturaleza y consiguiendo un ahorro óptimo en el precio final. No te olvides de llevar a cabo medidas sostenibles, como reciclar o enseñar a tu familia los beneficios del ahorro energético, de forma que puedas incluir nuevos hábitos en tu día a día.

¿Conoces la técnica correcta para fregar? Hoy descubrirás cómo hacerlo en condiciones y cómo pueden ayudarte las fregonas de microfibras.